Estamos trabajando en nuestro nuevo sitio.Volveremos muy pronto para seguir rompiendo líneas.

La fase 2.0 está muy cerca. Afrontaremos los grandes eventos que se aproximan de otra forma.

Copyright © The Line Breaker | Published By Gooyaabi Templates | Una web de The Line Breaker Company
Diseñado por José Rafael Camacho.
Con la tecnología de Blogger.

SUSCRÍBETE POR CORREO

Un nuevo adiós, ahora sí, forzado

Por: Carlos Garrido Marqueño (@carlosfutysal). 

No hay nada más duro que renunciar a continuar allá donde te sientes querido. Marcharte del lugar que ha sido, es y será tu hogar, tu dulce hogar. Pero más aún lo es si tu marcha es el desenlace de un retorno fallido.

Fernando Torres regresó al Atlético de Madrid en busca de lo que perdió de forma exponencial tras abandonar Anfield. Su trayectoria, hasta entonces plagada de buenos momentos y grandes dosis de prestigio, estaba tomando tintes esperpénticos. El ‘Niño’, que un buen día partió en busca de la madurez plena, volvía a casa con el fin de reencontrarse con la felicidad. Sin embargo, las cosas habían cambiado.

Mientras el bueno de Torres campeaba por Inglaterra y, a continuación, por Italia, el Atlético se había transformado. Ya no era el equipo dubitativo, capaz de lo mejor y lo peor, del que él mismo formaba parte, siendo uno de los estandartes principales. Ahora esa escuadra, al igual que el propio Fernando, había crecido. Y de qué forma.

Un reto. Un reto con mayúsculas el que Fernando Torres tenía ante sus ojos. Volver a casa, consumar un título con el equipo de tu vida y demostrar a todos que el ‘ocaso’ no estaba, ni mucho menos, cerca de consumarse. 

Su reencuentro con la camiseta colchonera arrancó de forma sensacional, pero poco a poco la figura de Torres se fue apagando. El nivel mostrado por sus competidores en la pugna por conquistar la titularidad en la parcela ofensiva ha sido superior en numerosas ocasiones, y eso ha pesado mucho. El fútbol jamás se ancla en el pasado y siempre vive del presente, y esta circunstancia ha acabado condenando a la leyenda rojiblanca. 

Sí, Fernando Torres es una de las figuras más relevantes de la historia del Atlético de Madrid, pero no ha sabido serlo de su pasado más inmediato y menos aún de su presente. No porque él no haya puesto empeño, ilusión y trabajo, sino más bien porque las circunstancias así lo han querido.

Como profesional, Torres, confiado de que no ha dicho su última palabra, quiere continuar haciendo lo que mejor sabe: jugar al fútbol. Por ello, toca volver a decir adiós, aunque en esta ocasión la despedida es bien distinta y, quizás, indeseada.

Compartir:

Publicar un comentario

REVISTA THE LINES