Estamos trabajando en nuestro nuevo sitio.Volveremos muy pronto para seguir rompiendo líneas.

La fase 2.0 está muy cerca. Afrontaremos los grandes eventos que se aproximan de otra forma.

Copyright © The Line Breaker | Published By Gooyaabi Templates | Una web de The Line Breaker Company
Diseñado por José Rafael Camacho.
Con la tecnología de Blogger.

SUSCRÍBETE POR CORREO

¿Cuándo vas a explotar Juan Cazares?

Por: Juan Manuel Maldonado (@futbolyprogreso). 

Uno de los jugadores ecuatorianos con más calidad técnica, actúa en Brasil. Su nombre, Juan Ramón Cazares Sevillano. El conjunto, Clube Atlético Mineiro. Llegó al país brasileño tras varios periplos en clubes de su propio país como Norte AméricaIndependiente del ValleBarcelona SC o en Argentina como River Plate o Banfield.

Su irrupción en el club de Minas Gerais fue muy destacable a su llegada en 2016. Tanto que diversos medios lo situaron como objeto de ojeo por parte de, principalmente, dos clubes españoles: Club Atlético de Madrid y Sevilla FC. Pero Juan se ha perdido, y no acaba de encontrarse. Acaba de ser renovado por su club hasta 2020, pero hay muchas dudas acerca de si, definitivamente, se le podrá ver a pleno rendimiento o si seguirá con su línea irregular que ha marcado en este último año y medio.

Pese a que, como ha dejado ver su compañero Luan Madson, en el vestuario lo ven como un futbolista de nivel alto para Europa, todo el mundo cierra con una frase final que dilapida. Una frase que odiamos en el mundo del fútbol y nos da un enfoque negativo de un futbolista; “…si él quiere”.

Y es que Juan Cazares puede ser el eje de un club con ciertas aspiraciones europeas. Su visión en los tres cuartos de campo o la calidad con la que duerme la pelota es algo que no se aprende. Con eso se nace. Pero el ecuatoriano carece del complemento más importante a la calidad, el compromiso dentro del terreno de juego.

Nadie lo puede describir como una mala influencia en el vestuario. No es un futbolista que sea conocido por unos negativos comportamientos extradeportivos. Sin embargo, de alguna manera, quema al torcedor con su actitud dentro del tapete. Porque se sabe que puede dar más, porque se entiende que actuando al nivel que atesora, de una manera regular, puede ser de los tres mejores del campeonato brasileño. Pero Juan, no quiere.

En cierta manera, aunque sean diferentes estilos de futbolistas, si que recuerda al paso de Ganso por São Paulo FC. Dos futbolistas que son capaces de resolver un partido e incluso una eliminatoria en diez minutos, pero que durante los ochentas minutos restantes, desaparecen y hacen a su equipo tener la sensación de estar jugando con diez. Si bien al bueno de Cazares aún no lo hemos podido ver en el viejo continente, es cierto que con Ganso, del que ya dudábamos de lo que podría dar en Europa, desgraciadamente no nos hemos equivocado.

Por supuesto no podemos olvidarnos de su país, de su selección, Ecuador. Ha tenido un desastroso rendimiento en las eliminatorias para el acceso al Mundial de Rusia 2018, terminando en octavo puesto, con veinte puntos y un bagaje de -3 en el golaverage. Por supuesto, la selección sudamericana necesita la magia de Juan, sus cambios de ritmo y su golpeo desde fuera del área. Con 25 años, estaba en una edad perfecta para liderar a su nación y jugar el torneo a nivel de selecciones más preciado en la carrera de un futbolista. Pero Juan no quiso. Le quedará aún, en plenas y óptimas condiciones, el Mundial de 2022, donde ya andará con 29 años, más experimentado y quizás más consciente de la realidad.

Su país lo necesita. Su club lo necesita. El fútbol lo necesita.

Compartir:

Publicar un comentario

REVISTA THE LINES