Estamos trabajando en nuestro nuevo sitio.Volveremos muy pronto para seguir rompiendo líneas.

La fase 2.0 está muy cerca. Afrontaremos los grandes eventos que se aproximan de otra forma.

Copyright © The Line Breaker | Published By Gooyaabi Templates | Una web de The Line Breaker Company
Diseñado por José Rafael Camacho.
Con la tecnología de Blogger.

SUSCRÍBETE POR CORREO

Kosuke Nakamura, el Spider-Man de Reysol


Por: Nicolás Donoso (@SamuraiBlue98). 

Hidetoshi Nakata fue el pionero, Shinji Ono y Shunsuke Nakamura le siguieron con gran éxito y otros más recientes como Keisuke Honda, Shinji Kagawa, Shinji Okazaki, Yuto Nagatomo, Makoto Hasebe, Eiji Kawashima y Maya Yoshida han conseguido destacar en las mejores ligas del mundo, demostrando que Japón es tierra fértil y un exportador continuo y efectivo de grandes juveniles hacia el viejo continente. En este artículo desmenuzaremos al primero de cinco diamantes en bruto que ya han destacado en el pasado año y que tienen todas las posibilidades de seguir brillando, de seguir mejorando y de seguir perfeccionándose, para ir así al viejo continente y, si es que ya se encuentran allí, ir en búsqueda de una liga top.

Kosuke Nakamura (Kashiwa Reysol – Portero – 22 años)
El guardameta japonés graduado en enero del 2013 en el equipo juvenil del Kashiwa Reysol ha tenido un avance consistente y bastante progresivo desde que debutó en el fútbol profesional, y lo que es aún más importante, ha ido quemando etapa por etapa, sin adelantarse y sin alocarse como muchos otros futbolistas jóvenes que aspiran a salir de su país natal sin lograr un proceso de maduración suficiente para triunfar en en las principales ligas del mundo. Nakamura pasó de jugar un par de partidos en tercera división con el equipo Sub-22 de la J League en 2014 a disputar la J League 2 con el Avispa Fukuoka en el año siguiente y finalmente (producto de la buena temporada que tuvo en segunda división), a quedarse con la portería del Kashiwa Reysol en 2016, puesto que ha soltado hasta el día de hoy.


Precisamente el año de consagración de Kosuke Nakamura fue probablemente el pasado 2017, tanto a nivel personal como a nivel grupal. Pues el Kashiwa Reysol culminó en la cuarta posición de la J League y Nakamura fue uno de los principales artífices de dicha campaña, encajando 33 goles en los 34 partidos disputados (siendo la cuarta valla menos vencida del campeonato), manteniendo su portería en cero en doce oportunidades y encima siendo elegido el mejor portero de toda la liga, estando en el equipo ideal y poniéndole fin a cinco años de hegemonía absoluta de Shusaku Nishikawa, el portero del Urawa Reds Diamond.

Pese a tener 22 años, Kosuke Nakamura tiene múltiples cualidades que lo transforman en uno de los porteros más en forma del fútbol japonés. Sus descomunales reflejos que le han permitido aparecer fecha a fecha entre las mejores atajadas son mezclados con una presencia imponente en el área chica y fuera de ella también, saliendo en más de alguna oportunidad con total determinación a cortar alguna ocasión clara del rival, lo que lo transforma en un líbero más. Su agilidad, buena colocación, buen uno contra uno y su más que aceptable juego con los pies son otros de los tantos atributos que posee el nacido en Kita, un barrio especial ubicado en la metrópoli de Tokio.

A nivel de selección Nakamura tiene una basta experiencia en las selecciones Sub-17 y Sub-23, disputando con esta última los Juegos Olímpicos de Río 2016, en donde jugó los partidos ante Colombia (2-2) y Suecia (1-0), dejando buenísimas impresiones. A nivel de selección absoluta, fue convocado por primera vez en el año 2017, pero no debutó con el combinado dirigido por Vahid Halilhodzic hasta el campeonato del Este de Asia, en donde acumuló una actuación impresionante y llena de paradas ante Corea del Norte (1-0) en la primera fecha, y un partido más que ingrato con poco para celebrar en la fecha tres, en donde Japón sucumbió ante Corea del Sur (4-1) y terminó perdiendo el título.

Lo que podemos esperar del hombre del Kashiwa Reysol para este 2018 es un crecimiento sostenido en el tiempo y muchas nuevas experiencias, ya que su club está disputando la Champions League asiática y Nakamura tendrá como principal objetivo el mundial de Rusia, para eso deberá competir por uno de los tres puestos con Kawashima, Higashiguchi y Nishikawa, además de tener una gran temporada con su club, quién sabe sí de seguir siendo una pieza clave en su equipo, podamos verlo en el fútbol europeo el próximo año, y es que si Kosuke sigue creciendo puede llegar a ser el mejor portero japonés de la historia, y uno de los mejores asiáticos de todos los tiempos. Sólo el tiempo lo dirá, pero lo que está más que claro es que Nakamura tiene un futuro bárbaro en el que para muchos es el puesto más ingrato del deporte más hermoso del mundo, lo que todavía lo hace más alucinante.

Compartir:

Publicar un comentario

REVISTA THE LINES