Estamos trabajando en nuestro nuevo sitio.Volveremos muy pronto para seguir rompiendo líneas.

La fase 2.0 está muy cerca. Afrontaremos los grandes eventos que se aproximan de otra forma.

Copyright © The Line Breaker | Published By Gooyaabi Templates | Una web de The Line Breaker Company
Diseñado por José Rafael Camacho.
Con la tecnología de Blogger.

SUSCRÍBETE POR CORREO

Perú: ¿Quién gana y quién pierde?


Diego Du Pont (@diegumdupont). 

La primera semana de enero del 2018 ha sido sacudida completamente por el anuncio de la Federación Peruana de Fútbol (FPF), la cual se encargará a partir de ahora del formato y la distribución de los derechos televisivos de la primera división nacional. Tras este anuncio, la FPF ha relegado a la Asociación Deportiva de Fútbol Profesional (ADFP) de las funciones que ha venido haciendo durante los últimos años. Esta, en una carta dirigida a la ADFP y emitida posteriormente de manera pública, decidió ampararse en las normativas FIFA y Estatutos CONMEBOL para tomar estas nuevas facultades; de esta manera el máximo ente del fútbol profesional del país logra asemejarse a las demás organizaciones de la región, como Chile o Brasil. Sin embargo, tras la nueva configuración en el esquema peruano, ¿Quién gana y quién pierde con el nuevo formato del fútbol peruano?

El Formato
El formato de la ADFP para la primera división del fútbol peruano ha ido cambiando considerablemente en los últimos 10 años: en primer lugar el típico Apertura y Clausura con final absoluta para decidir al campeón nacional (2008-2009; 2014; 2017). Luego, una ronda de “todos contra todos” que deriva en una nueva conformación de grupos “pares e impares” y una final entre el primero de cada grupo (2010; 2012-2013). También se decidió cambiar a una ronda única de 30 fechas y una final entre los mejores posicionados (2011); para concluir en el nuevo formato de playoffs con semifinales y final luego del “todos contra todos” (2015), y del formato del grupo “par e impar” (2016).

Como podemos ver, en los últimos 10 años, la Primera División ha variado hasta 5 veces el formato en el cual se disputa la liga. Muchos de estos formatos fueron incluso diseñados por la cadena acreedora de los derechos televisivos para obtener mayores ratings para la emisión de los encuentros: un ejemplo de ello fueron las 44 fechas en la temporada 2016 para que la empresa de los derechos televisivos de la mayoría de los equipos (Consorcio Fútbol Peruano - CFP) pueda emitir sin problemas. Ahora está ver cuál sería el nuevo formato que la FPF buscaría para la temporada 2018. Por el momento, varios medios de prensa anuncian que el formato que buscaría aplicar sería el de la Liga MX: un torneo apertura, con series de playoffs a ida y vuelta entre los ocho primeros, seguido de un clausura con el mismo procedimiento para terminar con un enfrentamiento entre los dos campeones.

Si bien este formato sería una revolución en el fútbol peruano, uno de los puntos a mejorar sería el sistema de promociones de la liga. Hasta la actualidad, asciende a Primera División el campeón de la Segunda y el de la Copa Perú (Tercera División), descendiendo los dos últimos puestos. No obstante, la mayoría de los equipos que descienden cada temporada son los de Copa Perú, los que no logran adaptarse al sistema de Primera; por lo que si regresamos al anterior sistema de promociones, en la que asciendan los primeros dos puestos de la Segunda División, ayudaría a crear un mejor formato de liga.

Los derechos televisivos
Desde 1996, el fútbol peruano pasó de la repartición de equipos en señal abierta a la señal privada con Cable Mágico Deportes (actualmente Movistar Deportes). En el presente, los equipos negocian sus propios derechos televisivos, muchos siguen en contrato con el CFP. Sin embargo, la nueva configuración tal vez cause problemas legales con respecto a los derechos televisivos, debido a que la FPF podrá encargarse de los derechos, dejando sin efecto la mayoría de los derechos pactados hasta este entonces.

Por un lado, si los derechos televisivos son repartidos otra vez, entraríamos a un posible juego de licitaciones, que daría oportunidad de participar a los canales de señal abierta (en los últimos años, solo 2 canales han pasado menos del 30% de la liga). También en esta posible repartición podría llevarnos a seguir viendo los encuentros en cable, pero ahora con nuevos grupos, e incluso, canales internacionales (como FOX o ESPN, que tienen en la mira los derechos televisivos), generaría una mayor inyección económica para la federación y a su vez, a los equipos que necesiten alguna ayuda económica. Ahora, volviendo a la realidad, nos encontramos en la situación de varios equipos con contratos actualmente efectivos con CFP para la retransmisión de sus encuentros, la cual nos puede traer de nuevo al conflicto que Universitario de Deportes tuvo hace unos años al vender sus derechos a GOL TV. Es importante resaltar que el consorcio ha invertido durante los últimos años en el tema de la retransmisión (al punto de crear un nuevo canal para una retransmisión exclusiva), pero ha implantado un sistema de monopolio de derechos, que por cierto, es legal en el Perú.

Equipos
Cuando se habla de un formato definido, estamos hablando entonces de un número de equipos definidos. Sin embargo, tampoco estamos hablando de clubes definidos debido a la espera de la sentencia del TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) sobre Sport Áncash, lo cual nos llevaría a formar una liga con 17 equipos, como en el 2015 con Alianza Atlético. La ADFP no tenía contemplado esta situación para el “sorteo” que se iba a realizar antes de la resolución de la FPF.

Ahora, en caso de que el TAS no resuelva a tiempo, es de decir, antes de la temporada 102 de la Primera División del fútbol profesional, nos mantendremos en un formato de 16 equipos, como hemos estado desde el 2009. Si bien éste número es inferior a la liga brasileña o argentina (de hasta 28 equipos, en pleno proceso de reducción de cupos), se encuentra en el promedio de las ligas sudamericanas. En pocas palabras, esto quiere decir que no es necesario aumentar (como se venía rumoreando) o disminuir para la competitividad de la liga.

Por su parte, en el tema de los derechos televisivos, una nueva licitación permitiría una inyección económica en los equipos ascendidos y permitirá que puedan tener las mismas oportunidades al comprar jugadores y/o mejorar la infraestructura de las instituciones, como comentamos anteriormente. Aunque, si el tema queda en standby, es importante dar, en estas nuevas condiciones, una mayor importancia a los ascendidos, para que tengan una mejor oportunidad de competir en esta nueva etapa de la Primera División.

En conclusión, estos tres temas se deben revisar punto por punto. Si el formato se mantiene por varias temporadas, sin la necesidad de estar atado a los derechos televisivos, sería una victoria importante para el fútbol peruano, debido a que permitiría la competitividad de los equipos tanto en el ámbito nacional e internacional para el futuro. Por consecuente, los derechos televisivos en el Perú son un tema de una camisa de cuatro varas: si se logra una nueva licitación, el fútbol peruano sale ganando, debido a que recibiría un mayor dinero al actual, que podría ir facilmente a las cuentas de los clubes participantes para un mayor presupuesto para jugadores, inversiones, etc; la cual permitiría una mejor calidad de instituciones deportivas preparadas para tener una competencia más igualitaria. Por último, en el tema de la cantidad de equipos, es importante un buen formato que permita crear equipos sólidamente competitivos, como también la posible repartición de las ganancias que permitan obtener recursos y beneficios para mejorar la calidad de planteles, que puedan dar pelea en las copas domésticas e internacionales. En este caso, claro está, tenemos que ver quién sale ganando.

Compartir:

Publicar un comentario

REVISTA THE LINES