Estamos trabajando en nuestro nuevo sitio.Volveremos muy pronto para seguir rompiendo líneas.

La fase 2.0 está muy cerca. Afrontaremos los grandes eventos que se aproximan de otra forma.

Copyright © The Line Breaker | Published By Gooyaabi Templates | Una web de The Line Breaker Company
Diseñado por José Rafael Camacho.
Con la tecnología de Blogger.

SUSCRÍBETE POR CORREO

Érase una vez: Teófilo “El Nene” Cubillas

Theoscar Mogollón (@Theo_Mogo)

¿A cuántos “10” han visto que sean capaces de quedarse en la memoria con el pasar de los años? Ya sea con un gesto técnico, un gran olfato goleador o un talento para hacer fútbol sin mucho esfuerzo, podemos encontrar una gran cantidad de jugadores por todo el mundo que sean capaces de eso. No obstante, en una época donde el balompié reinaba con Pelé y compañía surgió un joven prodigio en un país que nunca antes había ido a un mundial. Érase una vez un nene que llevó a Perú a la gloria futbolística gracias a su desempeño en la cancha y su amor por la camiseta.


La historia de Teófilo Cubillas comenzaría en su natal Lima, ciudad donde es leyenda. Y ¿cómo no serlo luego de todo lo hecho no solo con Alianza Lima sino por el país?. Corría el año de 1966 y con solo 17 años debutaría en la Primera División, siendo además el goleador en su primera temporada con 19 tantos. “El Nene” ya comenzaba a deslumbrar en las canchas y no tardaría en hacerse un nombre en el ámbito futbolístico.

Con la Selección Nacional, Cubillas tendría sus mejores actuaciones. Debutaría de la mano de Waldir Pereira Didí en 1968, participando en las eliminatorias rumbo al Mundial de 1970. En aquel entonces, Perú dejaría a la todopoderosa Argentina sin mundial luego de ganarles 1-0 en Lima y empatar a 2 goles en “La Bombonera”. Teófilo y compañía hacían historia y además harían maletas para ir a México a su primer mundial de fútbol.

El gran salto a Europa
El país azteca sería la vitrina donde Cubillas se daría a conocer al mundo entero. En un grupo junto a Bulgaria, Marruecos y Alemania, la selección peruana de la mano de “El Nene” dejaría una excelente imagen. A pesar de que el partido debut había comenzado de manera negativa, pues tenían un marcador adverso de 0-2 sin mencionar que les habían notificado sobre un terremoto ocurrido en Perú, el combinado sudamericano pudo sobreponerse y terminar ganando 3-2  para darle una alegría a los suyos.

Teófilo lograría anotar dos goles a Marruecos, uno a Alemania a pesar de la derrota y otro a Brasil en los Cuartos de Final donde caerían 4-2 en un choque que sería calificado como uno de los mejores en la historia de los mundiales. Con cinco goles en total además de su habilidad con el balón pegado a los pies, su buena visión de juego y excelente pegada “a tres dedos”; Cubillas daría el gran salto al viejo continente. Suiza y Portugal serían los nuevos hogares de un “10” que demostraba elegancia en el campo.

Su estadía fue breve en el FC Basel de Suiza, seis meses no fueron suficientes para demostrar todo su potencial pero eso no lo detendría en su intento de conquistar Europa, por lo que su fichaje por el FC Porto traería sus frutos. “El Nene” se convertiría con el pasar del tiempo en máximo goleador, capitán e ídolo en tierras lusitanas. 65 goles en 108 partidos oficiales durante tres temporadas hablarían por sí solo. No obstante, el amor por su país y sus raíces harían regresar a Cubillas a su ciudad natal.

Campeones de la Copa América 1975
El mundial de 1974 no tuvo la dicha de ver al “sucesor de Pelé” (palabras del mismo brasileño), ya que en el juego decisivo contra Chile no jugaría. Sin embargo, la algarabía de toda una nación se haría realidad un año más tarde, cuando la selección peruana se coronaba campeona de la Copa América de 1975. Allí, Cubillas daría un claro ejemplo de lo que verdaderamente es el amor por un país.

Luego de eliminar en primera fase a Chile y Bolivia, la semifinal contra Brasil en Belo Horizonte supondrían una especie de revancha por lo ocurrido en el mundial del 70. Cubillas aportaría un gol en la histórica victoria por 1-3 para que Perú se enfrentara en la final contra Colombia. Desde Portugal informarían que “El Nene” no tendría permiso para jugar ese encuentro, pues coincidía con un juego del Porto. Tanto sería la insistencia de Teófilo y las ganas por disputar la final que le darían el permiso advirtiéndolo de las consecuencias. El 28 de octubre toda Perú celebró la obtención de su segunda Copa América, esta vez de la mano de una de sus leyendas vivientes.

Con Cubillas y la selección peruana en su apogeo llegaría el mundial de Argentina 1978, otra gran oportunidad para dejar en claro que lo de ellos no era simple coincidencia. El mediocampo conformado por Velásquez, Cueto y Teófilo sería considerado como uno de los mejores del mundial. Nuevamente tendrían un arranque complicado, esta vez Escocia era el rival y partía como uno de los favoritos. Tras estar por debajo en el marcador, Perú comenzaría a jugar con elegancia, con toques y creyendo en ellos mismos. La remontada la cerraría con broche de oro “El Nene” tras una excelsa ejecución de tiro libre que aún sigue dando de qué hablar. En los archivos de la FIFA todavía usan ese cobro de “tres dedos” como modelo a seguir.

El nivel que mostraba el combinado peruano era muy alto y hacía ilusionar a muchos. Tras la victoria 3-1 ante Escocia, el empate a 0 contra Países Bajos y la goleada a Irán por 4-1 (con doblete de Cubillas) la segunda fase mostraba a rivales fuertes. Se esperó mucho más de Perú que al final perdería sus siguientes tres compromisos contra Brasil (3-0), Polonia (1-0)  y Argentina (6-0). Teófilo finalizaba otro mundial con cinco dianas, donde obtendría un Botín de Plata como segundo mejor goleador.

Su fútbol, desde Perú hasta Estados Unidos
Con su etapa en Europa finalizada, Cubillas retornaría a su amado Perú. Conseguiría un bicampeonato con Alianza Lima luego de formar equipo junto a grandes figuras como Cueto, Sotil y Velásquez. El fútbol peruano sería ahora quien disfrutara de cerca del mejor “10” del continente. Sería en marzo de 1979 cuando se marchara a Norteamérica para jugar con los Fort Lauderdale Strikers junto a grandes figuras como George Best o Gerd Müller.

Con cinco temporadas en su haber convirtiéndose en máximo goleador del equipo, además de alcanzar un récord de anotaciones luego de marcar tres goles en siete minutos, Cubillas le daría fin a su paso por Fort Lauderdale Strikers con 35 años de edad. El mundial de 1982 terminó pasando desapercibido tanto él como la selección peruana, quienes quedarían eliminados en la primera fase.

Su retiro oficial de las canchas se haría en la segunda división estadounidenses con el South Florida Sun en 1986, donde lograría un campeonato el año anterior. Sin embargo, en 1987 ocurriría una tragedia que acabaría con la vida de todo el plantel de Alianza Lima. Ante esto, enamorado del fútbol, de su país y del club de su vida, Teófilo regresaría de su retiro para jugar las 13 fechas restantes del campeonato en honor a las víctimas. Alianza Lima obtendría el subcampeonato.

“El Nene” al final concretaría 268 goles en 469 partidos oficiales, ubicándolo como uno de los mediocampistas más goleadores de la historia superando a Maradona (259), Rivaldo (229), Platini (207), Baggio (205) y Gullit (175). Actualmente es instructor de la FIFA además de estar impartiendo clases de fútbol en Estados Unidos. Teófilo Cubillas hizo historia para su país y, lo que está claro, es que tanto el fútbol como todo Perú nunca olvidarán a este humilde “10”.
Si volviera a nacer, escogería de nuevo el fútbol como mi profesión, a Perú como mi nación, a Puente Piedra como mi distrito y al Alianza como mi equipo" - Teófilo Cubillas.

Compartir:

Publicar un comentario

REVISTA THE LINES