Estamos trabajando en nuestro nuevo sitio.Volveremos muy pronto para seguir rompiendo líneas.

La fase 2.0 está muy cerca. Afrontaremos los grandes eventos que se aproximan de otra forma.

Copyright © The Line Breaker | Published By Gooyaabi Templates | Una web de The Line Breaker Company
Diseñado por José Rafael Camacho.
Con la tecnología de Blogger.

SUSCRÍBETE POR CORREO

Giácomo Di Giorgi, la voz de la experiencia

La experiencia en la zaga siempre es importante. El Caracas FC tiene a uno de los defensores más experimentados del fútbol venezolano de la última década. Giacomo Di Giorgi es uno de los pilares del conjunto más laureado del país y con 35 años de edad, mantiene el ritmo intacto. Di Giorgi conversó con Hovannes Marsuian (@HMarsuian_).

¿Cómo describirías tu etapa en Independiente de Santa Fe?
Esa etapa fue muy bonita. Lo único que yo lamento creo que fue muy joven, después del Sudamericano Sub- 20. Ahí me fui a Santa Fe. Estaba muy chamo y en el momento no tan maduro. Tuve oportunidades ya que logré jugar como siete partidos en Primera División de Colombia. Hice muchos viajes con sus categorías menores para Italia, y otros lugares. El salir a esa edad, conocer, ver el fútbol de otra manera, esa parte fue muy positiva, pero no la aproveché al máximo por la juventud.

¿Qué técnico te ha marcado en tu carrera?
Todos te marcan, todos te dejan una enseñanza. Yo creo que con quien empecé a jugar el fútbol allá en mi pueblo, que se llama Omar Ochoa, él es un ex jugador de Portuguesa FC, y Oscar Pacheco en Acarigua en categorías menores. Después quien me dio la oportunidad de debutar en Barquisimeto, Nery Hernández, quien hasta hace poco estaba con Atlético Venezuela y ahorita está con la selección Sub-15. Y así todos me han dejado una enseñanza, Richard Páez en ese proceso de categorías menores y muy poco en las mayores, aunque tuve la oportunidad de debutar con él. Después viene la parte de Cesar Farías con quien tuve proceso de Eliminatorias muy buenos, tuvimos el placer de ir a la Copa América y hacer ese cuarto lugar. Yo creo que todos te van dejando una enseñanza y con todos aprendes algo. Eso te hace crecer, te hace madurar.

¿En qué posición te sientes más cómodo? ¿Defensa central o medio centro?
Si te soy sincero mi posición principal siempre fue defensa central, cuando estaba joven. Después cuando iba a ir al Sudamericano Sub-20, Richard Páez fue quien me comenzó a meter en la zona del medio campo y ahí me fui adaptando; pero la posición de central siempre la he manejado bien porque desde chamo la jugué y la conocía. La que si me tuve que acostumbrar en esa época fue mediocampo, que jugué mucho años ahí y después cuando uno agarra esa polivalencia en las posiciones, dependiendo el técnico o la necesidad del equipo, te van variando de posición en el momento en que la necesitan. Pero en las dos me siento muy cómodo.

¿Cómo fue tu experiencia como jugador de la “Vinotinto”?
Eso es, para uno el futbolista, la máxima expresión. Creo que vestir la camiseta de Venezuela, escuchar el himno en una Eliminatoria contra Argentina, Brasil, contra esos equipos grandes con jugadores de tanto nivel que, por los momentos, solo nosotros los podemos ver por la televisión y jugando en Europa es lo máximo. Después que puedo jugar y competir contra ellos, mentalmente creerte que puedes hacer un muy buen partido y lo logras es lo increíble. Hoy por hoy, vestir la camiseta de tu país es un privilegio. En el momento que estuve lo disfruté y me hizo crecer, madurar, ver cosas diferentes.

¿Crees que existe un problema en el jugador venezolano al jugar en el exterior? ¿Por qué a algunos les cuesta consolidarse?
Eso pasa por la madurez. Al salir tan jóvenes, no están todavía con la capacidad o con lo que llevan del entorno de nuestro fútbol capaces de vivir otra cultura, de poder hablar otro idioma, de adaptarse al clima o al técnico, de muchas cosas que son totalmente diferentes en otro país. Por ahí, de unos años para acá con la salida de todos los jugadores al extranjeros eso abrió demasiadas puertas. Hoy por hoy, salen jugadores mucho más jóvenes y son capaces de adaptarse, ya los clubes como que ponen cabeza en eso para que los jugadores salgan y se puedan establecer fuera. Por ahí, se puede seguir abriendo el mercado en Brasil con Seijas que se va al Internacional, ligando que le vaya a él muy bien para que ese mercado se le pueda abrir también a los venezolanos que no ha sido muy favorable para nosotros. Del resto, de a poco, vamos teniendo esa cultura, esa mentalidad de ir saliendo, de ir adaptando para establecer una carrera muchos años en el extranjero.

¿Consideras que tu retiro del fútbol está cerca?
Me siento muy tranquilo, con mucha fuerza. Por los momentos la edad, tengo 35 años, no me ha afectado en nada. Mientras trabajes, te cuides, tengas una carrera desde chamo siempre cuidándote y trabajando al máximo, eso te va a hacer llevar la carrera más adelante. Gracias a Dios estoy en el Caracas, donde se trabaja la parte física de muy buena manera, con muchas prevenciones de lesiones y más lo que uno ha aprendido durante la carrera. Yo espero seguir en el futbol hasta donde me sienta capaz de competir y no por estar en un equipo por cobrar o por jugar. Jugaré hasta que me sienta capaz de competir en un alto nivel con los rivales. Hoy estoy muy contento en el Caracas, tengo contrato hasta el otro año y espero cumplirlo al máximo, esperando, antes que se termine el contrato, poder conseguir algún título para la institución y la fanaticada.

¿Tienes pensado seguir en el fútbol después de tu retiro como jugador?
No me he planteado seguir en el fútbol. No tengo ni pensado ser técnico, ni asistente, ni preparador físico. Por los momentos no. Aunque uno nunca sabe quién te puede tocar la puerta, quién te puede pedir la ayuda, esperar en ese momento la oportunidad de continuar en este deporte. Pero seguiré visitando los estadios, ver los partidos y apoyar a los compañeros.

¿Cuál ha sido tu mejor momento en tu carrera?
El más feliz, sin duda, el cuarto lugar en la Copa América. Eso nos marcó. En el momento que estábamos en Argentina, que lo logramos, no lo notábamos; lo notamos cuando llegamos a Venezuela, el recibimiento desde Maiquetía, toda La Guaira, toda Caracas, impresionante la gente. Uno se pone a recordar y era algo súper. La gente que se tiró a la calle a recibirnos, más o menos parecido a lo de ahorita con las mujeres que lograron un campeonato y llenaron un estadio, algo inolvidable. Esa es la parte más emotiva, que más me marcó. Y uno que otro, los títulos que he logrado con el Deportivo Anzoátegui.

¿Cuál ha sido tu peor momento en tu carrera?
El peor momento y lo más difícil fue cuando me lesioné el ligamento cruzado de la rodilla izquierda. Esa fue la parte mala de mi carrera, se podría decir. Algo que nadie quiere. Pasan muchas cosas por la cabeza, cómo puedes quedar de la operación y si puedes seguir jugando. Gracias a Dios, se tomaron muy buenas decisiones. La operación salió muy bien y hoy por hoy sigo compitiendo a un buen nivel.

Compartir:

Publicar un comentario

REVISTA THE LINES