REVISTA THE LINES

PODCAST | Lion 01x01 [Liberia, la tierra de George Weah]

1/21/2018
Nos complace anunciar el estreno de LION, una serie original de The Line Breaker. Conducida por Gabriel Hidalgo (@gabohidalgoh) y con el firme objetivo de contar historias que relacionen el fútbol y la política. Con invitados especiales y una amplia variedad de temas a tratar, tiene la intención de convertirse en un podcast pionero de thelinebreaker.co. Bienvenidos al nuevo mundo. Bienvenidos a Lion.

En este primer episodio: Liberia, la tierra de George Weah. Un repaso de la historia de uno de los países africanos que actualmente, trata de emerger entre las cenizas de dos guerras civiles. Y para comandarlos en el resurgir, han elegido al mejor futbolista africano de la historia.

Max: la nueva esperanza de Údine

1/21/2018
Fabrizio Cuzzola (@FabriCuzzo22)

Hay familias que tienen la dicha de tener cómo patrimonio familiar el amor y la pasión de toda una ciudad. Giampaolo Pozzo es uno de esos afortunados. Junto a su hijo Gino están al mando del Udinese Calcio, actualmente en la Serie A del fútbol italiano.

El fútbol es negocio y, por ello, Udinese es uno de los centros de atención del calcio italiano: el equipo que mejor compra y vende, manteniéndose siempre atento al mercado latinoamericano y al de ligas menores europeas: por las calles de Údine han circulado jugadores como Roberto Sensini, Oliver Bierhoff, Vincenzo Iaquinta, David Pizarro, Martin Jørgensen, Antonio Candreva, Christian Zapata, Samir Handanovic, Juan Guillermo Cuadrado, Mauricio Isla, Mehdi Benatia, Pablo Armero, Gökhan Inler y Alexis Sánchez, quienes hoy son considerados parte de la historia futbolística de sus países y que, tras mostrar su potencial en Friulli, encontraron destinos mayores para seguir sus carreras.

El otro cuadro ‘bianconero’ de Italia nunca fue un equipo que se colara entre los grandes, pero siempre dio pelea y se metió en puestos de Europa League. En 2016 se retiró Antonio di Natale, capitán y referente del equipo que acabaría dieciseisavo en Serie A. Tras Guidolín, el banquillo de Udinese vió seis entrenadores en cuatro años (Stramaccioni, Colantuono, di Canio, Iachini, del Neri y Oddo) y pareciera que sólo el último tuviese definida una idea de juego.

Massimo Oddo aterriza en Udinese el 21 de noviembre de 2017, con un precedente positivo en Serie B (ganando el ascenso con Pescara) y negativo en Serie A (con el mismo equipo acabó colista y fue destituido en febrero). Su misión era revertir el mal precedente que el equipo tenía con Del Neri y darle un estilo de juego al club. Cinco victorias consecutivas y apenas una derrota devolvieron la esperanza de Europa League a ‘gli friuliani’, quienes se metieron octavos al final de la primera vuelta. La mezcla veteranía-juventud lo hace un equipo muy interesante para analizar.



3-5-2: el esquema de moda

Pese a que con Pescara era más común formar con un 4-3-1-2, Oddo entiende que la cantidad de volantes de calidad con las que cuenta el Udinese son más propicias para jugar 3-5-2, muy de moda en el fútbol italiano desde la llegada de Antonio Conte a la Juventus.

Albano Bizzarri a sus 40 años recupera la vigencia y se impone sobre unos jóvenes Scuffet (21) y Borsellini (19) bajo los tres postes. Samir, Danilo y Nuytinck se han mostrado como defensores centrales de solidez, mientras que Sylvan Widmer y Ali Adnan (o Giuseppe Pezzella) simbolizan al clásico lateral reconvertido a carrilero y, por ahora, son las joyas exportables del equipo.

Jakub Jantko y Seko Fofana han levantado miradas también en Serie A. Relacionados con clubes como el AC Milan, el primero aporta inteligencia en la salida mientras que el franco-marfileño el músculo junto a Valon Behrami. Teóricamente es el media-punta de la formación, aunque su verdadero rol ha sido de pívot durante toda su vida.

En ataque, Rodrigo de Paul se ha consagrado como la joya en la delantera del Udinese. Un jugador desequilibrante con libertad de movimiento que Valencia CF desaprovechó en sus filas. Seis asistencias y cuatro goles en los 19 juegos de Serie A en esta temporada para el oriundo de Sarandí, que junto a Kevin Lasagna representan peligro puro frente al arco rival. El ariete italiano registra siete goles y tres asistencias en sus 17 partidos por liga. Con pasado en Carpi, se muestra como un centrodelantero inteligente en su ubicación y finalizador letal. Quien al principio perfilaba como titular -Maxi López- ha quedado como una opción de relevo cuándo la partida se empieza a complicar.

La facilidad de este parado táctico es la variabilidad que muestra. Cuándo el estilo de juego se torna defensivo, de 3-5-2 pasa a jugarse 5-3-1-1, con De Paul y Lasagna como los rebeldes solitarios en ataque, que podrían ser acompañados por los despliegues de los carrileros, Widmer y Adnan/Pezzella.

Con el reciente empate ante SPAL (1-1), Oddo reafirma su buen andar en Serie A, sumando seis victorias y dos empates en sus ocho encuentros dirigidos en el elenco bianconero. De cerrar un buen año, llegarán ofertas por los jóvenes talentos de este equipo y Oddo podrá visualizar a aquellos muchachos que hoy no son protagonistas, pero que entrenan con el equipo y esperan su oportunidad de brillar: Pontisso, Balic, Garmendia, Ingelsson, Jaadi, Perica, entre otros.

Ronaldinho, el domador de mentes

1/18/2018
Juan Manuel Maldonado (@futbolyprogreso)

Se retira Ronaldinho Gaúcho con una amplia trayectoria a sus espaldas, numerosos trofeos, grandes partidos y dejando para el recuerdo infinidad de sonrisas. Así era él. Tan enorme jugador como carismático. Y eso se notaba en los vestuarios a los que llegaba. Lo supieron en Gremio FPA, club del que salió hacia Europa. También se hizo notar en grandes de Europa como el Paris Saint-Germain, el FC Barcelona o el AC Milan, donde posiblemente dio sus últimos buenos años. Posteriormente volvió a su tierra para formar parte de las filas del CR Flamengo, CA Mineiro y FC Fluminense con un previo paso por el  Querétaro FC mexicano, entre estos dos últimos clubes brasileños.

Pero hoy no nos vamos a parar en su trayectoria, de sobra conocida. Hoy queremos contar una anécdota que reveló otro mago del balón, aunque éste español. Andrés Iniesta  en su autobiografía: "El artista: ser Iniesta". Ella tiene que ver con la semana previa a la magistral clase de fútbol que dio el Barcelona en el campo del Real Madrid en el año 2005, donde vencieron por 0-3, con dos goles de Ronaldinho Gaucho el cual fue, además, ovacionado en el Santiago Bernabeu.

Según comenta el futbolista manchego en su libro, el brasileño le llamó a las tres de la mañana en los días previos al citado clásico para decirle que en Junio dejaría el FC Barcelona por el Real Madrid. 
"Tú eres joven, me puedes entender. Pero, por favor, no le cuentes a nadie el vestuario o en el club, no me vayas a entregar, confío en ti más que nadie. Andrés, Buenas noches"
Iniesta confesó que, al día siguiente, había una atmósfera extraña y un silencio incómodo en el vestuario y durante el entrenamiento. El mismo sentido reinó durante la semana, hasta que llegó el día del partido, donde Ronaldinho Gaúcho tomó la palabra de la siguiente manera, citando textualmente lo expuesto por el muchacho de Fuentealbilla:
Chicos, hoy es un partido muy importante. Ellos son fuertes, pero estos días he descubierto que somos como una familia. Llamé a cada uno de ustedes durante la noche y les conté que me iba en junio, pero ninguno de ustedes habló. Después de eso me di cuenta de que estábamos dispuestos a sufrir en silencio antes que traicionarnos entre nosotros
El resultado del partido, ya lo saben. Cero goles a tres a favor de los catalanes. Un recital de fútbol, goles, alegría colectiva y sacrificio en equipo.

Se nos retira un mago del balón, un domador del balón, pero también un futbolista que ha dejado gratas sensaciones más allá del terreno de juego, siendo ésta una pequeña muestra de ella. De todo lo que se sabe y de lo que, por supuesto, no sabemos los terrenales de este planeta.

Larga vida al rey, larga vida a Ronaldinho Gaúcho.

La leyenda de la eterna sonrisa

1/16/2018
Juan Meroño (@Juaniin19).
Messi puede ser el mejor de la historia, pero él es el futbolista más mágico e imprevisible que he visto en mi vida
Esta frase salió del alma de mi padre el día que el FC Barcelona fichó a Neymar. Yo, en ese momento, trataba de convencerle de que hombre del Santos, al que mi padre no había visto jugar, era el heredero de Dinho en el conjunto blaugrana. Durante los años, en algunas de las muchas conversaciones futbolísticas que he mantenido, ha saltado a la palestra el nombre de Ronaldinho. Y para mi sorpresa, el pensamiento general sobre el brasileño, era muy parecido al de mi padre. No importaba los colores que defendieran mis interlocutores, mirando al pasado en perspectiva, todos sentían que Ronaldinho ocupaba un lugar privilegiado en el Olimpo de este deporte.

Y no solo en el aspecto futbolístico, el carisma que desprendía el brasileño no era ese carisma que a día de hoy exhiben otros futbolistas como Paul Pogba, Paulo Dybala o el propio Neymar. Era un carisma natural. No era su forma de vestir, tampoco sus celebraciones o extravagancias. Era su sonrisa.
Su eterna sonrisa. Se divertía jugando al fútbol. Amaba jugar al fútbol.

Con la edad y los títulos (concretamente a raíz de ganar la UEFA Champions League en 2006), ‘Dinho’ empezó a considerar el fútbol como un hobby y no como su trabajo. Una decisión que propició el declive del “Ronaldinho futbolista” y el nacimiento del “Ronaldinho vividor”. La noche barcelonesa se convirtió en su hábitat natural, y se convirtió en un fijo de los ‘garitos’ más chic de la ciudad condal.
Y es que “Dinho” lo consiguió todo muy rápido. Con tan solo diecisiete años, firmó su primer contrato profesional con Gremio de Porto Alegre. Con diecinueve, se proclamó campeón de América con la selección absoluta brasileña. Y, a los veintiún años, Ronaldinho Gaucho logró el que sería el mayor logro de su carrera, coronándose campeón del mundo junto a la canarinha.

El fútbol le concedió una segunda oportunidad, cuando en las filas del Atlético Mineiro, logró una Copa Libertadores, el Balón de Oro del Brasileirao y ser coronado Mejor Jugador de América. Dos años de éxitos donde el Gaucho logró volver a sentirse futbolista profesional, tanto, que volvió a ser convocado por Luiz Felipe Scolari para integrar la convocatoria de la Selección de Brasil en un amistoso frente a Inglaterra.

Pero como no podía ser de otra manera, recayó en sus hábitos que le llevaban a perderse entrenamientos o no llegar en buenas condiciones los días de partido, lo que le costó salir por la puerta de atrás del equipo galo. Un final digno de las grandes estrellas brasileñas que, antes que él, destacaron en el ámbito de las fiestas nocturnas.

La leyenda deja el fútbol, aunque ya lo había hecho mucho tiempo antes.


PODCAST | Trequartista 01x02 [Brian Clough]

1/14/2018

En este segundo episodio de Trequartista, una serie original de The Line Breaker, Juan Pablo Gatti (@GattiJuan)  nos trae la historia de uno de los grandes entrenadores a nivel mundial de todos los tiempos, Brian Clough. Será un repaso a toda su carrera, desde que rompía redes en el Middlesbrough y Sunderland hasta los títulos en el Derby y Nottingham.


En el sendero de Gótama

1/12/2018
Gabriel Hidalgo (@gabohidalgoh). 

El reloj marca las ocho de la mañana, el sol se asoma en la zona de Greenwich. Aquella que sirve como referencia para definir el uso horario del resto del mundo. También se asoma por el Palacio de Buckingham y por Trafalgar Square. Anuncia el final de la vida nocturna de la primera cosmopolita europea. Se asoma en la zona de Wembley, que preserva un escenario único. Hogar de grandes hitos del fútbol, pero también de grandes hitos musicales. No se olvida aquel concierto veraniego de 1986, cuando Queen expuso una de las presentaciones más recordadas de todos los tiempos. Decenas de miles de personas coreando Under Pressure y A Kind Of Magic, bajo la dirección de Freddy Mercury, quien es probablemente, la figura más emblemática en la historia del rock. Por estas y muchas otras cosas, como el encanto de los pubs que rodean Hyde Park, o la elegante zona de Fulham a las orillas del río Tamesí, o hasta la propia Abadía de Westminster; Londres es una ciudad única. Es sinónimo de vida. Londres es pasado, presente y futuro. Londres lo tiene todo.

Pero esto no es más que, una recopilación de virtudes. Ciertamente, de una ciudad que ha visto a grandes personajes de la historia. Como a Charles Darwin, quien escribió en este lugar, algunas de sus obras más importantes, como El origen de las especies y El viaje del Beagle. O a un tal Karl Marx con su obra maestra, El Capital, a mediados del siglo XIX. Hablamos de la misma ciudad en donde reside la monarquía más grande e importante de la actualidad. Hablamos de la cuna de la revolución industrial, del punto cero de la época victoriana. Hablamos de historia pura, impregnada en cada pared. Pero más importante, en cada individuo. La trascendencia cultural como herencia de cada generación, en una isla que apunta a la presencia de los primeros seres terrenales, hacia la pre-historia.

Pero esto no es más que, una recopilación de datos históricos. Para un chico del extranjero, que viene de bastante lejos, poco puede llegar a importar. O más bien, no encuentra mayor diferencia con respecto a otras ciudades europeas, como Florencia, Udine, París o Barcelona. En todo caso, la rutina sigue en pie. Poco más de 30 minutos de viaje para llegar al lugar de trabajo. Encontrar un acorde funcionamiento físico, generando un desempeño superior al de tus allegados. Hasta ahora todo marcha según lo planeado. Porque hasta en las oficinas suena la nueva canción de su amiga Shakira, a quien conoció hace ya, un tiempo. No se sabe el nombre del tipo que la acompaña. Pero el ritmo es bueno, y resalta algunas cosas que le parecen hasta graciosas. ¡Eso es! Es lo que sientes al darte cuenta de que realmente te gusta algo. No olvida preguntar por el nombre, porque apenas llegue a casa, la pondrá a todo volumen. Algunos halagos más antes de acabar el día, pensando en que tiene que salir de la ciudad dentro de pocas horas. Por suerte, en Europa las distancias son bastante cortas. Puedes llegar al sur de Italia en pocas horas. Es como cruzar de norte a sur un continente, salvando las diferencias que se presentan con la región de dónde este chico viene.

A la noche siguiente, se encuentra alistándose en un hotel de Munich. Todo parece ser bastante cómodo. Desde que pisó Alemania por primera vez, varios años atrás, ha cambiado por completo de parecer. Le encantó la comida, la cultura y las personas. Disfruta del anochecer de una las ciudades más modernas de toda Europa. Pisa el estadio, y no puede evitar recordar aquella transmisión por televisión, más de una década atrás, en la que se inauguraba dicho recinto. Ya lo sentía cercano en aquel entonces, porque a pesar de estar recién mudado a Santiago, la capital, había firmado con un empresario italiano que le abriría las puertas del viejo continente, en cualquier momento. Son flashbacks. Han pasado tantas cosas en esos casi 12 años, que el recuerdo cada vez es más efímero, cada vez es más sensorial.

Definitivamente no fue su noche. El sueño de consagrarse como el mejor de Europa, parecía cada vez más lejano. Rabia, furia, decepción. No se siente tan cansado físicamente, como otros. Y eso le produce más impotencia aún. Por su mente pasaban los fallos de sus compañeros, todo lo que pudo hacer si ese balón le llegaba. Pero no fue así, y sabía que no era su culpa. El regreso a casa se hizo eterno. La espera para la revancha, aún más. De todas formas, no hubo realmente alguna revancha. Este año no se iba a consagrar. Y vaya que iba en aumento la impotencia. Cuando el gran objetivo queda descartado, los días consiguientes pasan muy lento. Lleva 7 años sintiendo lo mismo. Cada vez se hace más pesado. Más insoportable. Encima tiene que verlo por televisión. Y sí se hace algunas preguntas: “¿Cómo es que Ryan Bertrand si levantó una copa, y yo todavía no?”.

La rutina consume las siguientes semanas. ¡Llegan las vacaciones! Pero realmente no está de vacaciones. Tiene que ir a Rusia a jugar un torneo de exhibición, o eso cree internamente. Quiere ganarlo, porque se identifica como una persona ganadora, exitosa. Quiere olvidar todo el primer semestre del año y levantar otro título para su gente. Para su país. Este tipo es la prueba viviente de que si se puede ser profeta en su tierra. Y él lo sabe. Rusia es muy grande, ya entiende porque cubre dos continentes. El tipo de la recepción del hotel lo trata como “señor campeón de América”, y vaya que le gusta ese apodo.

Vuelve a la cancha. Lo hace bastante bien. Y su selección también. Aunque siente dudas por el tipo de turno que se para en la raya a darle indicaciones, trata de cumplir. Lo menos que quiere es provocar algún revuelo extra. No es de esos. Mientras menos pueda hablar, mejor. Honestamente, no le interesa hablar de su vida, ni de lo que hará, ni de lo que dejará de hacer, con tipos extraños. Empieza a encontrar un gusto por la música electrónica. Y por los shots de vodka también. Nada puede salir mal, es parte de experimentar otras culturas. ¿Otra vez Alemania? Otra vez Alemania. Lo peor del caso es que no enfrenta a Thomas Muller o Manuel Neuer. Esta vez toca ante el relevo de estos tipos. Era más humillante aún. En su país reconocen el esfuerzo. Y valoran el haber quedado a las puertas, tanto como hasta el propio campeonato. La meta es volver y hacer un buen papel al año siguiente. En un torneo real. En el que será, el torneo más importante de su vida.

No puede ocultarlo. Ver su nombre en cada tapa, le llama la atención. Decide hablar con su agente. Le explica la situación, la cual él ya sabe. Solo que igual lo escucha, para hacerlo sentir mejor. No quiere irse de las islas, eso sí está claro. Es mucho mejor que vivir en los alrededores del mediterráneo. Le agarró el gusto al clima. Y hasta este punto, todo queda bastante claro. No soporta ver cómo se van los años, y aún no lo logra. Siente que no salió de la región de Antofagasta sólo para esto. Puede hacer algo más. Puede haber algo más. Así que lo deja en manos de su agente, mientras sigue ejercitándote en casa. También le da “like” a algunas publicaciones del club. Parece que han traído a un nuevo delantero francés. Pero recuerda la conversación con su agente. Es hora de hacerlo de nuevo. Es hora de evolucionar. O al menos eso siente.

Ya ha transcurrido el primer mes de transferencias. Y sinceramente, ha perdido la cuenta de la cantidad de noticias que ha visto con su nombre. ¿Real Madrid? ¿Bayern Munchen? ¿Paris Saint-Germain? No hace falta recordarle a su agente sus exigencias básicas. Y vaya que hay opciones que cumplen los parámetros. Sigue ejercitándose. No puede pasar muchas horas sin hacerlo. La consolidación de un hábito que adoptó en sus tierras, y que reforzó con Antonio Di Natale de compañero. La nostalgia vuelve a su vida: “que buenos tiempos”. Ha llegado la hora de presentarse a los entrenamientos. Porque aún tiene contrato. Sabe que su representación busca su salida, a pesar de algunas negativas, así que todo pareciera complicarse. Es un miedo prematuro. Queda mucho. O eso quiere creer.

¡Vaya extraña se ha hecho esta rutina! Sus colegas le empiezan a preguntar. Dependiendo del grado de confianza, cuenta la situación. Unos entienden, otros se hacen los entendidos. Realmente no sería una novedad, sabido está. Pero la obligación que siente el grupo de gestar una temporada de redención, se siente en el ambiente. Escucha a algunos, a otros no. No cree encontrar algo beneficioso de dichas charlas. ¡Solo queda un día! Pareciera que todo ocurre más rápido. Es su última oportunidad. Y aparece Pep, el mismo que le llevó a Barcelona. Lo conoce. Es un buen tipo, y lo quiere, que es lo más importante. El sí es rotundo para su agente, quien vuelve a confrontar al club dueño de la ficha. En el fondo sabe que las probabilidades de no salir, van en aumento. Le han llegado algunos mensajes. No quiere hablar con el corresponsal de Tocopilla. Aún no. No hasta que se defina su futuro. ¡Y vaya que se le está haciendo tarde!

En medio de toda esta película, pasa una desgracia deportiva sin precedentes. La selección chilena de fútbol cae derrotada frente a Paraguay y Brasil, y tras una combinación de resultados, queda afuera de la zona de clasificación al mundial. “¿Qué está pasando? ¿Es una pesadilla?”. Aumentan las preguntas en la mente de este tipo, que ahora no solo tiene que lidiar con un futuro incierto, porque el mercado de pases ha cerrado. La promesa de su agente, no se cumplió. Tampoco le recrimina. Entendía la sólida postura que mostraba el club ante su caso. Parecía un sueño truncado. O un paso hacia atrás. Le costó asimilar que no jugaría los dos torneos más importantes del mundo, en los próximos meses. Jamás había vivido algo parecido. De hecho, jamás había sentido que su carrera iba en picada. De Cobreloa a Colo-Colo, luego a River Plate, para por fin llegar a Udine y saltar en poco tiempo, a Barcelona. La Premier League era lo que le faltaba, y tras el mundial de Brasil se hizo realidad. Pero el tiempo fue demostrando que no estaba tan cerca como lo creía. No estaba tan bien rodeado como lo sentía. Era sólo esperanza, con alegrías efímeras. Aquello de levantar la copa más añeja del mundo, lo dejó de marear. Él sabía que su objetivo estaba lejos. Y por eso decidió acercarse mediante un traspaso. Pero fue truncado. Y al menos por otros cuatro meses, debía continuar con su rutina. Con la misma de las últimas tres temporadas. Nada cambia. Más bien, todo empeora. El discurso comienza a agotarle. Su ciclo debió terminar.

Pasaron los días, las semanas y los meses. Los goles ya no eran motivo alguno de grandes celebraciones. Por primera vez, se sentía excluido de todo ambiente mundialista. Ese que se genera cuando falta poco tiempo para la gran cita. La decepción implica un silencio generalizado. Mientras menos se hable de la selección, mejor. Ahora mismo se le cruzan otros objetivos, como volver a competir en Champions. Bastó con ver a la distancia la fase de grupos. Eso le pegó más de la cuenta. Sabía que su temporada era una más de buenos números. Pero solo eso. La ilusión de poder competir ante los más grandes de Europa, era nula. También se sentía excluido de todo ambiente elitista europeo. Por suerte, el mercado de pases se acercaba, y con él, nuevas noticias de su salida. El punto de referencia era Manchester, donde a lo largo de la temporada, se han vivido los momentos más emocionantes. “¡Qué bien juegan! ¡Quiero estar ahí!”. Tampoco sentía culpa por desearlo, los focos apuntaban a otra dirección y eso, para un ganador, para un competidor, abruma.

¡Todo ha terminado! La hora de partir ha llegado. Los últimos meses han pasado tan lentos, que resumirlos en 2000 palabras es considerado un acto heroico. Empacar sus maletas, abrochar a sus perros y marcharse. Se va con grandes recuerdos, con grandes alegrías. Deja atrás grandes compañeros, grandes personas. También concluye una experiencia que lo catapultó como un jugador referente a nivel mundial. Jamás pensó, cuando aún vivía en la región norte central de su país, que niños en Hong Kong, Malasia y Singapur, desearían ser como él. Se adentró en aquello de la globalización. Porque ciertamente, trabajó por varios años en un lugar que sabe cómo explotar eso, bastante bien. Su obra ha terminado. Y si bien ha quedado bastante lejos de otras, como la de Thierry, Dennis o Robert, no le hace mayor ruido. Tampoco el haber vivido en la tierra donde Charles, Karl y Freddy, forjaron su inmortalidad. Aquel chico extranjero, sigue aprendiendo. Se va un poco más al norte, donde también se forjaron grandes futbolistas, grandes músicos. Se va a una tierra marcada por la condesa. No se va muy lejos, pero si lo suficiente como para sentirse en una nueva casa. Al final del trayecto, solo lo empuja seguir creciendo. Seguir evolucionando. Y cuando te das cuenta de que, en algún trabajo, esto parece lejano, das un paso al costado. Buscas nuevos horizontes. Somos humanos. Somos ganadores. Y algunos lo entienden más rápido que otros. Los llaman exitosos.

¡CHAN!

1/11/2018
Pancho Jáuregui (@sportingafrica). 

La piedra fundamental fue puesta en una reunión del Comité Ejecutivo de la Confederación Africana de Fútbol (CAF) en Johannesburgo, el 10 de septiembre de 2007, cuando se propuso realizar un torneo similar a la Copa Africana de Naciones (CAN) donde los jugadores de cada liga tuvieran la chance de mostrarse en sus combinados y, en el futuro, abastecer a la absoluta y tener ellos mismos una vidriera para una posible transferencia. En enero de 2008, antes de la CAN de Ghana, se aprobó la idea, ganando Costa de Marfil la sede de la primera edición que se haría un año más tarde, en febrero de 2009.

Desde Costa de Marfil 2009 a la fecha, la CHAN (African Nations Championship) tuvo cuatro ediciones y del 13 de enero al 4 de febrero tendrá en Marruecos la quinta. Como particularidad, la cita solamente contará con uno de los campeones anteriores. Es que nada más Libia (campeón en 2014 de la mano del vasco Javier Clemente) pudo sortear las Eliminatorias, cosa que no lograron ni RD Congo (vencedor en 2009 y 2016) ni Túnez (el mejor en 2011).

Otra curiosidad es que hasta septiembre el certamen lo estaba organizando Kenia y lo iba a albergar. Pero el Comité Ejecutivo de la CAF decidió quitarle la organización por retrasos en la construcción de los estadios destinados a alojar la competición. La decisión, tomada por una "aplastante mayoría" en reunión realizada en Accra (Ghana), se debió a los "retrasos acumulados registrados en las sucesivas inspecciones".

Finalmente, la localía recayó en Marruecos y los grupos quedaron establecidos de la siguiente manera:

El local lidera el Grupo A en Casablanca, donde aparece como amplio favorito ante Mauritania, Guinea y Sudán. En la zona B, se da algo similar con Costa de Marfil por sobre Zambia, Uganda y Namibia. El Grupo C contará con el único campeón en competencia, ya que RD Congo y Túnez no lograron clasificar. Libia, campeón en 2014, buscará tener una buena fase de grupos en Tánger ante Nigeria, Ruanda -el último clasificado- y el debutante Guinea Ecuatorial. El grupo D finalmente se jugará en Agadir y tendrá a Camerún, Congo –que dejó en el camino en las clasificatorias al bicampeón RD Congo- y Burkina Faso midiéndose ante las Palancas Negras de Angola.

De los países mundialistas solamente tomarán partido Marruecos y Nigeria, pero con equipos totalmente distintos. Las Súper Águilas tienen al posible arquero para Rusia 2018 (Ezenwa, del Enyimba) como su principal líder, mientras que para el equipo norteño jugarán Bencharki y El Karti -dúo del Wydad Casablanca campeón de clubes africanos- y Hafidi, jóvenes valores que de hacer un buen torneo harán que crezcan sus chances de estar en el equipo mundialista.

Será la CHAN 2018 una buena oportunidad para conocer a los mejores valores de las ligas domésticas y darles la posibilidad de emigrar en busca de mejores horizontes, al mismo tiempo que representar a sus países en un torneo internacional. También es de destacar que será esta la inauguración para el VAR dentro del continente africano. El Video Assistant Referee (VAR) se utilizará por primera vez en una competencia africana. El uso de la última tecnología fue aprobado por el Comité de Árbitros de la CAF en El Cairo (Egipto) y su implementación comenzará a partir de la fase de cuartos de final.

Perú: ¿Quién gana y quién pierde?

1/10/2018

Diego Du Pont (@diegumdupont). 

La primera semana de enero del 2018 ha sido sacudida completamente por el anuncio de la Federación Peruana de Fútbol (FPF), la cual se encargará a partir de ahora del formato y la distribución de los derechos televisivos de la primera división nacional. Tras este anuncio, la FPF ha relegado a la Asociación Deportiva de Fútbol Profesional (ADFP) de las funciones que ha venido haciendo durante los últimos años. Esta, en una carta dirigida a la ADFP y emitida posteriormente de manera pública, decidió ampararse en las normativas FIFA y Estatutos CONMEBOL para tomar estas nuevas facultades; de esta manera el máximo ente del fútbol profesional del país logra asemejarse a las demás organizaciones de la región, como Chile o Brasil. Sin embargo, tras la nueva configuración en el esquema peruano, ¿Quién gana y quién pierde con el nuevo formato del fútbol peruano?

El Formato
El formato de la ADFP para la primera división del fútbol peruano ha ido cambiando considerablemente en los últimos 10 años: en primer lugar el típico Apertura y Clausura con final absoluta para decidir al campeón nacional (2008-2009; 2014; 2017). Luego, una ronda de “todos contra todos” que deriva en una nueva conformación de grupos “pares e impares” y una final entre el primero de cada grupo (2010; 2012-2013). También se decidió cambiar a una ronda única de 30 fechas y una final entre los mejores posicionados (2011); para concluir en el nuevo formato de playoffs con semifinales y final luego del “todos contra todos” (2015), y del formato del grupo “par e impar” (2016).

Como podemos ver, en los últimos 10 años, la Primera División ha variado hasta 5 veces el formato en el cual se disputa la liga. Muchos de estos formatos fueron incluso diseñados por la cadena acreedora de los derechos televisivos para obtener mayores ratings para la emisión de los encuentros: un ejemplo de ello fueron las 44 fechas en la temporada 2016 para que la empresa de los derechos televisivos de la mayoría de los equipos (Consorcio Fútbol Peruano - CFP) pueda emitir sin problemas. Ahora está ver cuál sería el nuevo formato que la FPF buscaría para la temporada 2018. Por el momento, varios medios de prensa anuncian que el formato que buscaría aplicar sería el de la Liga MX: un torneo apertura, con series de playoffs a ida y vuelta entre los ocho primeros, seguido de un clausura con el mismo procedimiento para terminar con un enfrentamiento entre los dos campeones.

Si bien este formato sería una revolución en el fútbol peruano, uno de los puntos a mejorar sería el sistema de promociones de la liga. Hasta la actualidad, asciende a Primera División el campeón de la Segunda y el de la Copa Perú (Tercera División), descendiendo los dos últimos puestos. No obstante, la mayoría de los equipos que descienden cada temporada son los de Copa Perú, los que no logran adaptarse al sistema de Primera; por lo que si regresamos al anterior sistema de promociones, en la que asciendan los primeros dos puestos de la Segunda División, ayudaría a crear un mejor formato de liga.

Los derechos televisivos
Desde 1996, el fútbol peruano pasó de la repartición de equipos en señal abierta a la señal privada con Cable Mágico Deportes (actualmente Movistar Deportes). En el presente, los equipos negocian sus propios derechos televisivos, muchos siguen en contrato con el CFP. Sin embargo, la nueva configuración tal vez cause problemas legales con respecto a los derechos televisivos, debido a que la FPF podrá encargarse de los derechos, dejando sin efecto la mayoría de los derechos pactados hasta este entonces.

Por un lado, si los derechos televisivos son repartidos otra vez, entraríamos a un posible juego de licitaciones, que daría oportunidad de participar a los canales de señal abierta (en los últimos años, solo 2 canales han pasado menos del 30% de la liga). También en esta posible repartición podría llevarnos a seguir viendo los encuentros en cable, pero ahora con nuevos grupos, e incluso, canales internacionales (como FOX o ESPN, que tienen en la mira los derechos televisivos), generaría una mayor inyección económica para la federación y a su vez, a los equipos que necesiten alguna ayuda económica. Ahora, volviendo a la realidad, nos encontramos en la situación de varios equipos con contratos actualmente efectivos con CFP para la retransmisión de sus encuentros, la cual nos puede traer de nuevo al conflicto que Universitario de Deportes tuvo hace unos años al vender sus derechos a GOL TV. Es importante resaltar que el consorcio ha invertido durante los últimos años en el tema de la retransmisión (al punto de crear un nuevo canal para una retransmisión exclusiva), pero ha implantado un sistema de monopolio de derechos, que por cierto, es legal en el Perú.

Equipos
Cuando se habla de un formato definido, estamos hablando entonces de un número de equipos definidos. Sin embargo, tampoco estamos hablando de clubes definidos debido a la espera de la sentencia del TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) sobre Sport Áncash, lo cual nos llevaría a formar una liga con 17 equipos, como en el 2015 con Alianza Atlético. La ADFP no tenía contemplado esta situación para el “sorteo” que se iba a realizar antes de la resolución de la FPF.

Ahora, en caso de que el TAS no resuelva a tiempo, es de decir, antes de la temporada 102 de la Primera División del fútbol profesional, nos mantendremos en un formato de 16 equipos, como hemos estado desde el 2009. Si bien éste número es inferior a la liga brasileña o argentina (de hasta 28 equipos, en pleno proceso de reducción de cupos), se encuentra en el promedio de las ligas sudamericanas. En pocas palabras, esto quiere decir que no es necesario aumentar (como se venía rumoreando) o disminuir para la competitividad de la liga.

Por su parte, en el tema de los derechos televisivos, una nueva licitación permitiría una inyección económica en los equipos ascendidos y permitirá que puedan tener las mismas oportunidades al comprar jugadores y/o mejorar la infraestructura de las instituciones, como comentamos anteriormente. Aunque, si el tema queda en standby, es importante dar, en estas nuevas condiciones, una mayor importancia a los ascendidos, para que tengan una mejor oportunidad de competir en esta nueva etapa de la Primera División.

En conclusión, estos tres temas se deben revisar punto por punto. Si el formato se mantiene por varias temporadas, sin la necesidad de estar atado a los derechos televisivos, sería una victoria importante para el fútbol peruano, debido a que permitiría la competitividad de los equipos tanto en el ámbito nacional e internacional para el futuro. Por consecuente, los derechos televisivos en el Perú son un tema de una camisa de cuatro varas: si se logra una nueva licitación, el fútbol peruano sale ganando, debido a que recibiría un mayor dinero al actual, que podría ir facilmente a las cuentas de los clubes participantes para un mayor presupuesto para jugadores, inversiones, etc; la cual permitiría una mejor calidad de instituciones deportivas preparadas para tener una competencia más igualitaria. Por último, en el tema de la cantidad de equipos, es importante un buen formato que permita crear equipos sólidamente competitivos, como también la posible repartición de las ganancias que permitan obtener recursos y beneficios para mejorar la calidad de planteles, que puedan dar pelea en las copas domésticas e internacionales. En este caso, claro está, tenemos que ver quién sale ganando.

Breno, de la cárcel a la élite

1/09/2018
Juan Manuel Maldonado (@futbolyprogreso)

Una de las noticias positivas del año 2017 en Brasil ha sido el buen rendimiento de Breno Vinícius en el CR Vasco da Gama, que ha efectuado una muy buena campaña y que ha dado un paso más de cara al año próximo para conseguir notas más altas. Este defensa central de 1,91 metros de altura, ha estado cedido por São Paulo FC, y vuelve al club paulista que, a priori, no contará con sus servicios para la próxima temporada.

Precisamente Breno Vinícius salió de la potable cantera de São Paulo FC y dió el salto muy joven a Europa, en 2008 y con menos de veinte años, al FC Bayern München que pagó doce millones de euros por sus servicios. No tuvo unos malos años en el club bávaro, aprendiendo mucho de Louis Van Gaal y llegando incluso a disputar la UEFA Champions League, pero de manera cierta, que un brasileño se adapte tan joven a Europa y en concreto a Alemania, no es nada fácil. Hay que ser muy fuerte psíquicamente para soportar el cambio en el clima, en el idioma y en las costumbres. Y Breno Vinícius no llegó a consolidarse del todo. Por ello, fue cedido en el año 2010 al FC Nürnberg donde jugó tan solo siete partidos y cuya cesión duró seis meses. Una lesión grave de rodilla que sufrió terminó por colmar su equilibro. Pero lo peor estaba por llegar al año siguiente.

Del 19 al 20 de septiembre, Breno Vinícius resultaba herido tras incendiar su casa, cuando se encontraba sólo en la vivienda, ocasionando daños estimados en torno a un millón de euros. Por ello, fue condenado a tres años y nueve meses de prisión, pero salió meses antes por buen comportamiento. En total, entorno a dos años y medio de cárcel, de los cuales, la mitad se los pasó sin disfrutar de régimen abierto. Durante su estancia en la cárcel compartió celda con dos presos de origen español, trabajó en la lavandería, trató de mantener un cierto tono muscular y recuperar su maltrecha rodilla izquierda, la que, según indicó, le llevó a cometer el mayor error de su vida.

El motivo de su ingreso en prisión tuvo que ver con ésto. Le afirmaron que tenía que operarse otra vez, tras la lesión sufrida en FC Nürnberg, y Breno Vinícius se vino abajo. No podía resistir que, el que fuera nombrado mejor central del Brasileirao antes de volar hacia Alemania, pasara de nuevo por el castigo del quirófano. Y de esta manera, fuera de sí, comenzó a beber compulsivamente, aprovechando que su mujer y sus hijos no estaban en la casa. En un elevado estado de embriaguez prendió fuego a su casa, con todas las pertenencias dentro. Breno estuvo tres días en el hospital y pasó al calabozo. El equipo de Múnich pagó una fianza de medio millón de euros para que fuese liberado, y gracias a ello, regresó a los entrenamientos y hasta firmó un precontrato con la SS Lazio para buscar un nuevo futuro en Italia, pero tenía un juicio pendiente fijado justo para la semana siguiente a la que finalizaba su contrato con el conjunto alemán. Y finalmente fue condenado.

Durante toda su etapa entre barrotes fue visitado por su mujer, por sus hijos y por su gran amigo brasileño Rafinha Cunha, lateral derecho que ahora suena para volver a Brasil. A su país natal. Al país donde podría coincidir con su amigo Breno Vinícius, quien mucho le debe moralmente.

Breno Vinicíus volvió al São Paulo FC tras cumplir condena, pero especialmente ha sido en este 2017, de la mano de CR Vasco da Gama, donde ha completado su mejor año desde su vuelta. Está lejos aún del nivel mostrado antes de su paso a Europa, pero está claro que el central está fortalecido mentalmente, y que pocos obstáculos que se le interpongan en su vida no podrá superar, puesto que pasó por una de las peores situaciones que puede pasar una persona, y lo logró. Ha renacido, y vuelve a disfrutar de lo que más le gusta en su vida: jugar al fútbol.
 
Copyright © The Line Breaker. Designed by OddThemes & VineThemes